El desarrollo de la caries en niños

Una situación cada vez más frecuente en la primera visita de niños muy pequeños a la consulta dental es encontrarnos con caries en sus dientes de leche, lo cual sorprende a sus padres que a menudo evitan darle chucherías y golosinas a su hijo o hija precisamente por esta razón.

La caries es una enfermedad del diente, la cual tiene su origen en bacterias que habitan en nuestra boca. Esta enfermedad  afecta a la estructura del diente, siendo muy común en pacientes infantiles. Es por esto que es importante saber por qué se produce y cómo prevenirla.

A continuación vemos los cuatro factores principales:

 

  • Bacterias

La base para la aparición temprana de las caries es la colonización de la boca por parte de las bacterias que la producen, estando directamente relacionado cuándo se produce esta colonización con lo tempranas que pueden aparecer las primeras caries en los dientes del pequeño (lo cual puede ocurrir incluso antes de que aparezca su primer diente de leche).

Estas bacterias se adquieren a través de los padres y cuidadores, con gestos habituales como soplar para enfriar la comida, los besos en la boca, el uso compartido de cucharas y tenedores, etcétera. Es por esto que una adecuada salud bucal de los padres será determinante a la hora de prevenir que la boca de nuestro hijo sea colonizada de forma temprana.

 

  • Alimentación

Si la base de la aparición de caries son las bacterias, su desencadenante lo encontramos en la dieta; una alimentación rica en hidratos de carbono fermentables (azúcares) proporcionará a las bacterias el “combustible” necesario para afectar a los dientes.

No sólo los dulces, gominolas, etc. contienen el azúcar que favorece las caries, también nos lo encontramos en zumos envasados, yogures líquidos, patatas fritas y “snacks”, salsas, y otros alimentos ricos en azúcares añadidos y refinados. Incluso alimentos como el pan o la pasta producen azúcares al descomponerse tras su ingesta, y si no mantenemos una buena higiene también favorecerán el inicio de caries.

Es por esto que reducir la ingesta de azúcares diarios de nuestros hijos ayudará no solo a prevenir la caries, sino a evitar otros problemas de salud como la obesidad infantil.

  • Higiene

Como ya mencionamos en el anterior punto, una correcta higiene de la boca y dientes será la que ayude a evitar que los dos primeros factores desencadenen la aparición de caries (tanto en niños como en adultos).

Muchos niños necesitan mejorar en este apartado, y adquirir un hábito de higiene adecuado, habitual y rutinario. En esto es importante nuestra labor como profesionales dentistas, pero también es imprescindible la colaboración de padres y cuidadores, inculcando en los “peques” la costumbre de cepillarse los dientes después de cada comida (con una buena técnica recomendada por su dentista) y, en niños que ya se cepillan solos, repasar el cepillado por un adulto al menos una vez al día hasta cumplir los 8 años.

El tiempo entre cepillados también influye de manera importante en la calidad de la higiene, ya que hay que hacerlo después de cada comida, sin esperar a la noche, irse al cole sin cepillarse después de desayunar, o esperar a antes de salir de casa. Cuanto menos tiempo demos a las bacterias para procesar los restos de comida, más difícil se lo ponemos para desarrollar caries. El cepillado ideal es aquél que hacemos justo después de comer.

 

  • Factores del individuo

Cada persona es un mundo, y cada niño también. Algunos más susceptibles a las caries, otros menos; esto es debido a varios factores, tales como:

-Un esmalte más o menos resistente.

-El pH oral: cuanto más bajo (ácido), mayor es el riesgo de caries.

-La saliva: cuanto más espesa y en menor cantidad, más posibilidades de desarrollar caries.

Además, estas características pueden ser afectadas por factores externos, tales como medicamentos que disminuyen la producción de saliva, la acidificación del pH bucal tras las comidas, o alteraciones en la formación del esmalte.

Es por esto que, si bien cada individuo puede ser más o menos sensible a las caries, es indispensable hacer todo lo que esté en nuestras manos para prevenirlas, a través de:

 

BUENA HIGIENE, DIETA EQUILIBRADA y HÁBITOS SALUDABLES.

 

En nuestros centros dentales de Vitoria y Salvatierra le ofreceremos una atención individualizada para su hij@, los mejores tratamientos y las claves para mantener una buena salud oral el resto de su vida.

 

 

“Diagnósticos honestos y tratamientos personales . . . MAS CALIDAD EN TU SERVICIO”

Contacta con nuestro centro dental, así podremos valorar la salud bucodental del niño con el programa infantil (P.A.D.I)  diagnosticando su mejor tratamiento